El miércoles de ceniza comienza el tiempo de la cuaresma, dura cuarenta días y nos prepara a la gran fiesta de la Pascua. Este tiempo se caracteriza por el mensaje bíblico que puede ser resumido en una sola palabra: “Convertíos“. Este imperativo es propuesto a la mente de los fieles mediante el rito austero de la imposición de ceniza, el cual, con las palabras “Convertíos y creed en el Evangelio” y con la expresión “Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás“, invita a todos a reflexionar acerca del deber de la conversión, recordando la inexorable caducidad y efímera fragilidad de la vida humana, sujeta a la muerte.

La imposición de la ceniza en la Basilica, tendrá lugar en las misas que se celebran a diario:

A las 8.15 de la mañana
A las 12.30 de la mañana
A las 19.30 de la tarde

Este día, junto al Viernes Santo son de ayuno y abstinencia para todos los fieles cristianos.
El ayuno obliga desde los 14 años hasta los 60 años.
La abstinencia de carne se hace durante los viernes de cuaresma, y nos obliga a todos los cristianos, tengamos la edad que tengamos.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.